» Blog » Fotografía » Algo de “prehistoria” en fotografía digital

Algo de “prehistoria” en fotografía digital

Discos flexibles de 8, 5.25 y 3.5 pulgadas
Discos flexibles de 8″, 5.25″ y 3.5″, con sólo unos cuantos kilobytes de capacidad (George Chernilevsky)

En este primer artículo (la anterior entrada fue más bien una presentación y bienvenida al blog) viajamos atrás en el tiempo, a lo que podríamos llamar la prehistoria de la fotografía digital, para conocer un “cacharro” con cierto interés tecnológico e histórico, una cámara con la que empecé a trastear en esto de la fotografía.

Actualmente puede considerarse un dinosaurio de la fotografía digital, y puede que por ello la guarde como futura pieza de museo, pero esta cámara tiene su interés porque en su día fué de las primeras (que yo conozca) en grabar las imágenes en un soporte de disco extraíble, en lugar de usar un cable USB o similar para volcar los ficheros a un ordenador, como era habitual entonces en la mayoría de cámaras digitales. Y todo esto mucho antes que aparecieran las archiconocidas tarjetas de memoria SD, CF, MMC, etc. Entonces, ¿cuál era ese soporte extraíble?

Sony Digital Mavica MVC-FD81
Sony Digital Mavica MVC-FD81

Se trata de la característica más peculiar e identificativa de esta cámara y su gama: guardaba las imágenes en discos flexibles de 3,5 pulgadas, o disquetes como los llamamos aquí, floppy disk en inglés, de 1,44 MB de capacidad. Sí, sí, menos de un mega y medio, lo que hoy nos ocuparía una sola foto de tamaño mediano o pequeño en formato JPEG. Es probable que parte del público más joven no haya visto ni oído hablar nunca de este soporte. Fue muy popular antes de la aparición del Compact Disk. Y éste quedó obsoleto con la aparición del DVD, y así pasa sucesivamente con el almacenamiento digital… Los disquetes tienen años!

Panel de mandos y ranura lateral para disquetes de la Sony Digital Mavica MVC-FD81
Panel de mandos y ranura lateral para disquetes de la Mavica MVC-FD81

La cámara en cuestión es la Sony Digital Mavica MVC-FD81, fabricada en 1998, un modelo de la segunda generación de la gama Mavica de Sony, heredera de la pionera MVC-FD5, la primera cámara digital de la marca con soporte en diskette, creada por el fabricante en 1997.

Esta era una cámara digital con un sensor CCD muy pequeño (3,6 x 4,8 mm) y formato 4:3, con un objetivo de longitud focal variable 5.2-15.6 mm (zoom óptico 3x), equivalente a 37-111 mm en paso universal, y una apertura máxima de f/2.0-f/2.1, que producía imágenes a un tamaño máximo de -tan sólo- 1024 x 768 píxeles, con una calidad que hoy día consideraríamos bastante mediocre, pero entonces era de lo mejor que podías encontrar en la gama no profesional. Carecía de los modos de disparo de prioridad a la velocidad y a la apertura, y su velocidad de obturación variaba entre 1/60 y 1/4000. O sea, que con ella nada de “efecto seda” ni exposiciones largas. No disponía de visor óptico, todo uso pasaba por su pantalla TFT con LiveView de 2,5 pulgadas y 84.000 puntos, cosa que podía ser incómoda en ciertas condiciones de luz.

Fotografías originales tomadas con la cámara Sony Digital Mavica MVC-FD81. Pulsa en la galería para verlas a tamaño real.

Una prestación interesante que tenía es la de gravar vídeo en formato MPEG a 25 fps, eso sí, a un tamaño de 320 x 240 píxeles limitado a 15 segundos por secuencia, y (redoble de tambor…) a 160 x 112 píxeles limitado a 60 segundos. Estos tamaños, al igual que el del formato fotográfico, se nos antojan hoy muy pequeños, pero entonces eran bastante normales para un usuario doméstico. La cámara también disponía de un pequeño flash integrado, y una posición macro para realizar (supuestamente) fotografías de aproximación. Otra característica de esta cámara era su tamaño y peso, bastante grande para ser una compacta, cosa lógica dado el espacio y electrónica necesarios para poder insertar y utilizar los disquetes: 580 gramos y 14 x 10,5 x 6 centímetros.


Vídeo original grabado con la Mavica MVC-FD81. Huka Falls, Isla Norte de Nueva Zelanda.

En cuanto a su uso en el terreno, habréis notado que el mayor handicap pueda ser el limitado espacio de almacenamiento que suponen los floppy disks. Pues estáis en lo cierto: apenas cabían entre 8 y 10 fotografías disparadas con la máxima calidad (compresión JPEG tipo fine), en cada disco. Estirando, a veces cabían 12. De ahí también el tiempo muy limitado de grabación de vídeo. Impensable hoy día, eh? Pues imaginad lo que puede suponer ir de viaje con este trasto, las situaciones y anécdotas que ocurren cuando vas cargado así, desplazándote o haciendo fotos.

Es en buena medida lo que me sucedió la primera y única vez que me llevé esta cámara de viaje. En el próximo artículo os cuento un poco como fue.

Deja un comentario